Encyclopedia of Shinto Kokugakuin University
 main menu
  »New EOS site

  »Home

  »Foreword

  »Guide to Usage

  »Contributors & Translators

  

  »Movies List
 Links
AND OR

Home » Chapter introductions(Español) » Español
Capítulo 4: los santuarios (jinja)
En esta sección explicaremos el vocabulario técnico relativo a los jinja (santuarios) tomados como templos religiosos, así como las instalaciones relacionadas, el material y la vestimenta necesarios para las ceremonias. Aunque en la época antigua existían algunos ejemplos de lugares fijos de residencia de una divinidad como los iwakura o iwasaka, en general no había casi ningún santuario permanente, y por eso normalmente lo que se hacía para realizar los rituales era preparar de antemano un lugar provisional para la ceremonia. En nuestros días, los santuarios están formados por construcciones como los templos, el pabellón de kagura, el anexo administrativo y el recinto interior. En los pasillos de este recinto interior se encuentran el torii, las estatuas, las lámparas de piedra y la fuente para la purificación. El conjunto de templos está formado por el pabellón principal (honden), el oratorio (haiden) y la sala de ofrendas (heiden), y es en el kamiza (altar) del pabellón principal donde se encuentra el shintai (cuerpo de la divinidad). Con respecto a este cuerpo de la divinidad, se trata a menudo de un espejo, de una espada o bien de un tama (joya). Con la influencia del budismo, aparecieron también otros tipos de shintai como estatuas de la divinidad o mandalas. En otras ocasiones el shintai lo constituyen objetos naturales, y cuando es la montaña misma la que es considerada como objeto de veneración, se denomina shintaisan. Aparte de este objeto de veneración, existen varios otros elementos considerados sagrados. Particularmente los árboles son considerados a menudo como yorishiro (lugar donde desciende la divinidad), y en ese caso se los denomina shinboku o bien shinju. Según los santuarios, existen numerosos tesoros divinos. Muchos de ellos están relacionados con la fundación del santuario, y algunos han sido nombrados tesoros nacionales u objetos de patrimonio cultural. Tampoco es raro que dentro de un mismo recinto haya diversos santuarios diferentes, y en tal caso al santuario principal se le llama honsha, y a los santuarios anexos sessha, massha o edayashiro entre otros. Cuando existe un santuario en la cima o en la ladera de una montaña y otro al pie de ella, se los considera como un conjunto constituido por el santuario principal y los santuarios de peregrinación a la montaña, y en tal caso se habla de yamamiya/satomiya. En caso de que haya que desplazar a la divinidad con motivo de una procesión, se prepara un mini-santuario portatil (shinyo) para transportarla. Cuando ciertos elementos decorativos de estos vehiculos de procesión toman importancia, como la alabarda (tomada como yorishiro o recipiente de la divinidad), entonces se habla de dashi o de yamahoko.
En las ceremonias hay objetos que se pueden utilizar como ofrendas a la divinidad, a los cuales se les llama heihaku desde la época antigua. Esta palabra es el término general para designar las ofrendas a la divinidad, y entre los heihaku hay que distinguir las ofrendas alimenticias o shinsen. Entre ellas se encuentra el sake, al que en este caso se le llamara miki.ˇˇˇˇHan existido numerosos tipos de objetos para la ofrenda, y los más representativos de la época antigua son las piezas de tela. Actualmente, es frecuente utilizar monedas como ofrenda, a lo cual se le llama heihaku-ryō. La ofrenda también ha pasado a ser un método de purificación, y para designar este matiz se utilizan las expresiones de ōnusa ou haraigushi. Hoy día, otro tipo de ofrenda muy común es el de colocar un trozo de papel en un árbol de sakaki o en una vara. El oficiante utiliza un atuendo determinado para la ceremonia, y actualmente, según el tipo de ceremonia se distingue entre el atuendo oficial (seisō), el de ceremonia (reisō) y el ordinario (jōsō). También hay otras diferencias según el rango del oficiante. El material litúrgico utilizado está también determinado según el tipo de ceremonia. Durante la época moderna, todas estas reglas tan precisas estaban especificadas en el Jinja saishiki (Festivales y ceremonias de los santuarios), editado en el año 8 de la era Meiji (1875) por el Departamento Imperial de Ritos, y más tarde en el edicto de 1914 llamado Kankokuheisha ika jinja saishiki (reglas para las ceremonias religiosas realizadas en los santuarios afiliados al sistema nacional y otros). No obstante, en la época actual las reglas para las ceremonias están especificadas en el Jinja saishiki, publicado por la Asociación de los Santuarios en 1948. La gente que acude a los santuarios con la intención de realizar una plegaria puede realizar una ofrenda a la divinidad, o bien recibir un objeto que le debe aportar la virtud divina. A estos dos tipos de acción se les llama generalmente dones (kyōshin) y atribuciones (juyo) respectivamente. Los objetos que se ofrecen a la divinidad cuando se realiza una plegaria son por ejemplo dinero (saisen) o bien los ema (tablillas de madera donde se escribe lo que se desea). Si la rogativa se hace realidad, muchas veces se ofrecen a la divinidad varios objetos como agradecimiento. Por otro lado, entre los objetos que la gente recibe cuando va al santuario se encuentran los amuletos (engimono), las flechas ˇČalejadoras de demoniosˇÉ (hamaya), arcos y otros objetos similares. Algunos de estos talismanes se usan para obtener buena fortuna en casos generales, mientras que otros se usan solamente para ruegos específicos. Para este último caso, los objetos más representativos en nuestros días son los ema antes citados. Ema significa literalmente ˇČimagen de caballoˇÉ, lo cual proviene del hecho que en la antigüedad se ofrecía un caballo de verdad. Sin embargo, en la actualidad ema es simplemente un soporte figurativo sobre el cual se escribe el ruego a la divinidad. Estos ruegos pueden ser muy variados: suerte para los exámenes, para el trabajo, para el matrimonio... Los usados para traer buena fortuna en general son los engimono. También pertenecen a esta categoría los hama-ya, los otafukumen y los kumade. Otros tipos de amuletos contienen elementos que pertenecen al campo de la adivinación, como los o-mikuji. Actualmente, es común en las ceremonias oficiales que los fieles que acuden al santuario sean purificados por el oficiante, que ofrezcan objetos rituales (tamagushi) a la divinidad, y que finalmente reciban el sake divino (miki).
-Inoue Nobutaka
"Establishment of a National Learning Institute for the Dissemination of Research on Shinto and Japanese Culture"
4-10-28 Higashi, Shibuya-ku, Tokyo, 150-8440, Japan
URL http://21coe.kokugakuin.ac.jp/
Copyright ©2002-2006 Kokugakuin University. All rights reserved.
Ver. ¦Â1.3